Sunday, January 16, 2011

Navidad 2010 - Fotodiario - Parte I

- PRIMERA PARADA: EL VIEJO SAN JUAN -

Llegué a Puerto Rico y me encontré con un frente frío, no sé si fui yo que lo traje de Chicago, pero había que andar con un abriguito o una estola. Claro, que nada compara con los 20 grados que había dejado atrás, en San Juan estaba a 69 grados, lloviendo y con tremenda ventolera (parece que los vientos de Chicago también se vinieron conmigo en la maleta), pero por nada del mundo podía dejar de dar la vueltita acostumbrada: Isla Verde>Punta Las Marías>El Último Trolley> Ocean Park>Condado>Puerta Tierra>hasta El Viejo San Juan todo decorado con luces y adornos de Navidad.

Contrario a lo que parece en esta foto, no estaba nevando sino lloviendo, aunque hay una cierta obsesión en la Isla con la nieve; en Plaza Las Américas caía "nieve", en el Centro de Convenciones caía "nieve" y en algunos eventos donde los políticos se empeñaban en regalar una blanca Navidad a cambio de votos en las próximas elecciones. Si supieran que los que viven con nieve y frío lo que sueñan es coger un avión e irse a una isla del Caribe, ja!

El Viejo San Juan estaba desierto. Me encuentro con que Los Hijos de Borinque está cerrado, y cuando digo cerrado quiero decir que ya no existe, sólo nos quedan sus recuerdos. Subo a una barrita en el segundo piso, La Tortuga, y me gozo la vista desde uno de los balcones emblemáticos de la ciudad amurallada.

La calle San Sebastián, la lluvia y yo contemplando el presente y recordando el pasado.

Pretendo como siempre que juego billar, aunque por lo visto soy buena porque le gané dos veces a mi contrincante cuando se le fue la negra por el hoyo.

El Totem de la Plaza del Quinto Centenario se erigió en 1992, mucho después que me mudara de la Isla. De todos modos me gusta mucho esta escultura que tiene más de símbolo fálico que de homenaje a nuestros indígenas. La llovizna seguía cayendo y los fantasmas dormían.


- OTROS DESTINOS -

GUAVATE - Aunque ya casi nunca como cerdo, no hay navidades sin lechón en Puerto Rico. Sin duda el mejor que me comí fue en El Mojito en Guavate, la meca de las lechonerías en la Isla. Allí también probé los mejores pasteles que me he comido en mi vida. No en valde aumenté como 10 libras en estas vacaciones, pero valió la pena el "sacrificio", ja!

EL CENTRO DE CONVENCIONES - En realidad no entré al Centro de Convenciones, pero pasé por él para ir a un evento en el nuevo Hotel Sheraton. El hotel está bonito aunque algo genérico para mi gusto. El vestíbulo / barra / lounge tiene una decoración moderna que me resultó algo fría.

EL HOTEL SAN JUAN DE ISLA VERDE- Este hotel de mis recuerdos sí tiene una decoración impresionante. Ya debería estar acostumbrada, pero siempre que entro la lámpara, la barra tallada en madera, el techo fabuloso, los pisos de mármol, etc. me transportan a Casablanca y me siento una estrella de cine.

EL HOTEL SAN JUAN DE ISLA VERDE - Yo entré lo más campante al hotel una tarde y me puse a recorrerlo por dentro y por fuera. Me tomé fotos como si fuera huésped, y si hubiese tenido el traje de baño puesto hasta me hubiera tirado a la piscina, ja!

Mi hermanita nos llevó a una fiesta con música en vivo, mucha comida y bebida. Probé pitorro curado en un coco, y baja dulcecita la cosa. Luego nos dieron un sopón antes de la despedida. Me parece que es una costumbre puertorriqueña, emborrachar a la gente durante la fiesta, pero luego darles una sopita para que se les quite la"jumeta" antes de que guien "ajumaos".

El árbol de Navidad de la familia estaba hermoso.

Wilfredo y yo pretendemos que decoramos este árbol. Lo bueno de viajar en navidades es que no hay que desempolvar las decoraciones ni guardarlas en enero.

- CAGUAS -

Con mi Mami y mi hermanita Vivian, nos tiramos para Caguas al Festival de Trovadores ¡Ramito Vive! La competencia estaba fuerte y muchos trovadores (incluyendo mujeres, lo cual no es muy usual en la trova) fueron bien originales en sus improvisaciones.

La Alcaldía de Caguas Willian Miranda Marín. Lo más hermoso de este edificio es que el hueco te regala una vista perfecta a la montaña.

No sé quién vive ni de qué es la casa, pero estaba bella y fabulosa.

En el Paseo de las Artes Abelardo Díaz Alfaro. Me encantan estas decoraciones navideñas con símbolos puertorriqueños.

El Centro de Bellas Artes de Caguas.

Con la estatua de Felipe "La Voz" Rodríguez.

Mientras escuchaba a los trovadores, miré para arriba y quise comerme el cielo.


3 comments:

Andrea said...

Me encanta tu blog, las imágenes, son tuyos los textos? pasate por el mio si querés, saludos!

Johanny Vázquez Paz said...

Gracias, Andrea y sí son míos los textos.

Ya pasaré por tu blog.

Feliz 2011!!!

Hilda said...

Muy interesante tu blog, esas fotos estupendas y logras que me entre la nostalgia por San Juan, a mi que vivo justo al lado.